La posada

La posada con la baraja de familias

La posada es un truco de naipes que resulta ser uno de esos juegos que vale para muchas cosas en el aula. Es un juego cortito y sencillo pero que no deja de asombrar y que seguramente ya conocéis. Se puede hacer el juego así sin más o hacerlo adaptando la narrativa a tus necesidades. Incluso se les puede enseñar a los alumnos cómo hacerlo, convertiéndoles en alumnos magos y potenciando con la realización del truco su capacidad comunicativa y las llamadas funciones ejecutivas. Es un truco fácil de aprender y que he enseñado a alumnos a partir de tercero de primaria.

En este articulo comparto una adaptación del juego que empleo en primero de primaria para trabajar el vocabulario específico de la familia. En esta edad no comparto cómo se hace el juego ya que me gusta mantenerles con la ilusión durante lo más tiempo que pueda, aunque más de uno ya conoce el juego. Esta es una línea muy fina sobre la que se anda en la didáctica mágica: saber qué trucos se les puede enseñar a los alumnos y en qué momento, para así no estropearles la magia.

Para este juego utilizo la baraja de familias de 7 países, una baraja de cartas muy conocida del fabricante Fournier. Es una baraja que tiene 7 familias distintas con los mismos miembros representados en cada familia: madre, padre, hijo, hija, abuelo y abuela.

 

img_0565

El uso que le doy con este efecto es bien sencillo. Realizo el juego de la posada, un juego automático que requiere de poquísima técnica, para describir unas vacaciones familiares. Elijo cuatro familias, con cuatro miembros de cada familia: madre, hijo/hija, abuelo y abuela. Explico a los alumnos que es un cuento que se trata de unas vacaciones familiares para visitar la luna. Las cuatro familias llegan a la luna y se hospedan en diferentes habitaciones, todos los miembros de una misma familia juntos. Mientras visitan el hotel y se dan una vuelta por la luna, se apagan las luces. En medio de todo el caos, los miembros de las diferentes familias se pierden y acaban en habitaciones que no son las suyas. Cuando se enciende la luz de nuevo, todos vuelven a sus habitaciones y se encuentran con su familiares.

Lo bueno de este efecto es que la narrativa contiene mucho lenguaje específico relacionado con el temario de la familia. Permite una situación en la que los alumnos ponen a prueba su oído en inglés y afrontan el reto de seguir una historia en su segundo idioma. Al tratar de un efecto mágico los alumnos se sumergen en su segundo idioma y el nivel de atención se dispara. Durante el juego, intento hacer preguntas de manera contínua para comprobar el nivel de comprensión de los alumnos además de conseguir que interactúen más.

Una vez hecho el truco los alumnos realizan una representación gráfica del juego en un folio para trabajar la escritura en inglés. En estas imágenes pueden ver algunos ejemplos de los trabajos realizados.

Resulta ser una actividad conmovedora que enriquece el aprendizaje de los alumnos. Disfrutan de una historia divertida y perciben algo imposible en directo a la vez que profundizar su competencia en el segundo idioma. En resumidas palabras, una actividad completa y potente.

Michael Thomas Bennett

Febrero, 2017


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s