Malabares

Antes de acercarme al mundo de la magia yo hacía malabares, y mucho. De hecho, yo me considero malabarista. Para mi, hacer malabares siempre ha sido una actividad muy enriquecedora. Por un lado siempre me ha motivado, me ha resultado como vía de escape o momento zen al igual que ser algo que me pone a prueba y me reta constantemente. Aprender a hacer malabares con diferentes objetos, a hacer nuevos trucos, a diseñar rutinas (¡con música y todo!) resulta ser una actividad muy exigente. Incorpora muchas capacidades como la perseverancia, la resiliencia, la creatividad, el ritmo además de requerir actividad del cuerpo entero. De esta manera, nos ponemos el cerebro entero en marcha y logramos una actividad íntegra a nivel cerebral. Tengo mis sospechas de que la actividad de hacer malabares resulta ser muy estimulante y genera mayor materia blanca en las personas que la realizan. Pero como todavía no me he hecho ninguna investigación empírica sobre mi hipótesis, os dejos algunas palabras de Donald B. Lehn, fundador y director actual de la escuela de circo Carampa, en Madrid (@carampacirco). Los textos son extraídos de su libro “Agáchate y vuélvete a agachar – Malabares para todos“:

“¿Por qué? ¿Por qué levantarme y ponerme a tirar cosas al aire, para agacharme una y otra vez a recogerlas? ¿Con qué fin?”

“La respuesta es que, para el malabarista, no hay fin, no hay meta, ni uso práctico alguno. El malabar se disfruta haciéndolo. Para nada, sin razón. Se disfruta en el hacer. Cuando lo comparas con la vida contemplativa, es lo mismo; igual de inútil e igual de agradable para quien lo hace.”

“Pero el hecho de aprender y hacer malabares sí es útil para quien lo practica….Los malabares mejoran los músculos de los brazos, su coordinación, el tono, los reflejos, la visión periférica…Como se avanza mediante los fracasos (las pelotas se caen una y otra vez), uno acumula paciencia y descubre el valor de la constancia (¡y vuélvete a agachar, una vez más!)”

Recomiendo muchísimo la lectura de este libro ya que contiene reflexiones geniales no sólo de la actividad de hacer malabarismos sino de la vida en general. Además, tiene una guía didáctica y propone ejercicios a realizar para aprender a hacer malabares. Pero hasta que tengáis susodicho libro, os comparto algunos ejercicios que yo considero útiles para acercarse a este arte que es el malabar:

Empecemos con lanzamientos muy simples. En estos dos ejercicios nos familiarizamos con los lanzamientos básicos para ir controlando ambas manos. Con el tercer juego trabajamos un poquito más la coordinación y el control de las manos.

GIF_Lanzamiento_Básico GIF_lanzamiento_simple GIF_Backhand

Con los siguientes juegos nos adentramos en ejercicios de lateralidad. Estos ejercicios pondrán a prueba el control simultáneo que tenemos sobre las dos manos. El tercer ejercicio es especialmente exigente y requieren de bastante práctica.

GIF_Overhand_throws GIF_Escalera GIF_Arms_Crossed

Con los siguientes juegos nos adentramos en unos ejercicios que nos acercan a los movimientos y lanzamientos específicos para ‘hacer malabares’. Aunque estos ejercicios sólo se realizan con dos pelotas, el ensayo de estos lanzamientos facilitará realizar malabares correctamente con tres pelotas.

GIF_2balls_Básico  GIF_MedioTenis

Volvemos a dos ejercicios que trabajan la lateralidad pero que no suponen tanto esfuerzo como los que vienen a continuación. Son juegos que proporcionan cierto dominio sobre los movimientos y el control simultáneo de las dos manos.

GIF_Up_Down  GIF_Ascensor

Por último os quería dejar dos ejercicios que sí son muy exigentes a nivel atencional y coordinación. Ambos juegos requieren un control corporal mayor a realizar dos lanzamientos simultáneos con diferentes trayectorias. ¡Suerte!

GIF_Semicaja  GIF_Sincrónico_Alturas

Michael Thomas Bennett

Mayo – 2018